Rafael Tenorio, capellán del Hospital de Baza: “La vida cristiana del enfermo influye mucho en su actitud ante la enfermedad”

El pasado sábado 11 de febrero se celebró en la Iglesia la Jornada Mundial del Enfermo, una jornada que se vivió de manera especial en el Hospital Comarcal de Baza

         Con motivo del día de Nuestra Señora de Lourdes, el 11 de febrero se celebró en la Iglesia la Jornada Mundial del Enfermo, con el lema “salud para ti, salud para tu casa”. En el Hospital de Baza, se celebró esta fiesta de la Virgen, con una misa en la Capilla del Hospital, el domingo día 12 de febrero.

         Como en años anteriores, un mismo tema nos une para realizar la Campaña del Enfermo, que va desde el día Mundial del enfermo, 11 de febrero, hasta la Pascua del enfermo, el 21 de mayo, VI domingo de Pascua. 
         En el Hospital de Baza, los enfermos lo hay los 365 días del año; pero es bueno tener presente este día, para expresar que los enfermos y sus familias tienen un lugar importante en la vida de la Iglesia, en las comunidades parroquiales y, sobre todo, en el corazón de Cristo.

         La salud, con sus limitaciones, es don y tarea que no puede separarse de la vocación de todo ser humano hacia la plenitud del plan salvífico de Dios en Cristo. Por eso, la celebración de la Pascua del enfermo es un buen momento para visitar y recibir el Sacramento de la Unción a aquellos enfermos que  lo necesiten.

         La experiencia como capellán de este Hospital, está siendo muy positiva al ver la gracia de Dios ante el dolor. Con esta experiencia, se aprende mucho, al descubrir  a Cristo en el dolor unido a la Cruz de tantos enfermos que se encuentran con la enfermedad en algún momento de la vida.     También se  puede comprobar cómo las convicciones espirituales y la vida cristiana del enfermo influyen mucho en su actitud ante la enfermedad, en su forma de afrontar el dolor.

          Por eso, la pastoral que se ejerce en un Hospital con los enfermos, es el estar presente, el escuchar, el tener paciencia,  sin olvidar los que piden la Comunión y recibir la Unción de los Enfermos. Esto último, se repite con mucha frecuencia en el día a día de mi trabajo en este Hospital. Sin olvidarme de las enfermeras, que ayudan y facilitan a avisar al capellán: ¿Podrían atender al enfermo de la habitación tal y tal?  Su familia o el mismo pide  su presencia…”. Casi siempre te llaman desde la UCI o de Urgencias.

         En el 25 aniversario de la Jornada Mundial del Enfermo, instituida por el Santo Papa Juan Pablo II,  tenemos que recordar que los enfermos, tienen una dignidad inalienable y una misión en la vida, aunque es frecuente que en esta sociedad se quiera ocultar la enfermedad o se vea como algo tabú. Las personas, ante la enfermedad, se sienten vulnerables a todo. Por eso, como dice el Papa Francisco, la figura de la Virgen María, “consoladora de los afligidos”, ayuda a iluminar a la Iglesia en su compromiso diario en favor de los necesitados y los que sufren. Hoy,  más que nunca, debemos potenciar el respeto, la integridad y la dignidad de las personas, protegiendo a las más débiles, como son los enfermos.

         Virgen de Lourdes, ¡ rogad por nosotros !.

         Consuelo de los afligidos, ¡ rogad por nosotros !.

         Salud de los enfermos, ¡ rogad por nosotros !.

Rafael Tenorio

Capellán del Hospital de Baza