PROPUESTA TURÍSTICA IMPRESCINDIBLE, O CASI.

Escrito el

Sabido es cómo los cuatro puntos cardinales sirven de mucho, incluso de rosa de los vientos, o si se quiere, de manecillas del reloj: colóquese el amable lector mirando al norte con su esfera horaria y haga coincidir las doce con el norte, las tres con el este, las seis con el sur y las nueve con el oeste. Dirá el lector que para qué ha de someterse a semejante argucia espaciotemporal. Pues bien, la respuesta no es ni más ni menos que la siguiente:

Leer más ...

A vueltas con los migrantes y refugiados

Escrito el

El domingo 18 de diciembre a las 6 de la tarde tuve la suerte de asistir a una conferencia sobre migrantes y refugiados que impartía el Director del Secretariado de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española, José Luis Pinilla Martín, un jesuita muy al día en estos temas. La sala del Liceo de Guadix estaba llena y eso se agradece y gusta, pues es señal de que hay gente preocupada con esta situación.

Leer más ...

Escuela de Evangelio versus «sociedad administrada»

Escrito el

Si nos adentramos concienzudamente en los entresijos e intersticios de la historia de la filosofía, descubrimos -cual niño sacudido por la cruda realidad- lo granítico y categórico de determinadas circunstancias históricas, a partir de las cuales el pensamiento conmociona eclosionando en epistemologías más templadas e intuitivas, dotadas de una sutil carga incisiva en el análisis de la realidad.

Leer más ...

LA VIRGEN, EL LIBRO Y EL ORDENADOR

Escrito el

               

Es cierto que la condición hispánica no suele destacarse precisamente por su unanimidad: los españoles somos el pueblo menos chovinista de Europa. Tenemos más razones que nadie para la grandeza, pero nunca presumimos de ella… aquello de: “si habla mal de España, es español”, no deja de ser una realidad entre nosotros. No tenemos signos unánimes, nuestra bandera no tiene universal reconocimiento, nuestro himno no tiene letra para ser cantado y nuestras autonomías, por algunos llamadas autonosuyas, han venido a ejercer como signos de pluralidad centrífuga y nunca de centralismo centrípeto, tenido como cosa del “régimen anterior”, eufemismo con el que se designó a la dictadura en tiempos de la transición. Dicho todo lo cual, afirmado, reafirmado y confirmado, cabe destacar que una de las pocas unanimidades hispánicas es la referencia constante y universalizada a la persona de María. La Virgen no suele tener entre nosotros grandes enemigos y si, por el contrario, la adhesión cordial de la inmensa mayoría… eso sí, con el mismo nombre pero distintos apellidos: Rocío en el sur, Monserrat en el norte, Estívaliz en Vasconia o Desamparados en el levante. Mucho sería pretender una mayor cota de acuerdo entre nosotros.

Leer más ...