No mirar para otro lado

Escrito por  |

 

Hace aproximadamente diez meses que no me muevo por este ciber espacio por múltiples razones que no vienen ahora al caso. Lo que importa es que pretendo volver y decir alguna palabra que nos ayude a seguir profundizando en la invitación del Papa Francisco a seguir trabajando por una Iglesia en salida.

 

Me gusta leer encuestas posibles que hacen referencia a la valoración que la gente hace, principalmente los jóvenes, sobre la Iglesia Católica en nuestro mundo. La verdad que las encuestas son bastante demoledoras y reflejan una realidad que va a la alza. Algo de error podrán tener, pero en muchas cosas aciertan y creo que es importante prestarle un poco de atención.

Si hablamos de cómo valora la gente a los obispos, los curas, la iglesia en general, quienes peor parados quedan son los obispos. Los curas nos mantenemos ahí, en un segundo puesto, aunque no mucho más valorados, pero algo mejor parados. La iglesia católica en general queda bastante mal parada en la apreciación de la gente, salvo algunas edades que sobrepasan los 70 años que confían en ella. Clara muestra de la realidad que vivimos.

Ante esto ¿qué hacemos? Si miramos a lo que tenemos cerca, vemos que muchos obispos y sacerdotes se han atrincherado en “los cuarteles de invierno” y están sacando a flote todos aquellos trapos, ornamentos, etc., etc. que no dejan nada más que un olor a naftalina y un sentimentalismo vacío que va muy, muy en contra de lo que el Papa Francisco nos viene diciendo desde hace tiempo.

Ese atrincherarse y volver al pasado, se aleja mucho de lo que el Concilio Vaticano II quiso para la Iglesia católica en el mundo actual.

 

 

José Mª Tortosa

Párroco de Jérez del Marquesado, Cogollos de Guadix y Albuñán.