ABORTO PROGRESISTA

Escrito por  |

Que el aborto es progresista

se dijo en el banco azul

pero, la abuela que es lista

dijo: ¡ En el nombre de Jesús!

¿Cómo puede ser avance

lo que retroceso es,

cuando se tiene al alcance

el matar a un nuevo ser?

 

Hitler con su bigotillo

dijo que sólo vivieran

los perfectos.... y perfectos

según él los definiera.

 

Y así, tan sólo los arios,

no judíos ni gitanos,

ni polacos ni otros varios

serían en su raza hermanos.

 

Si aseguras los derechos

sólo de una mayoría,

los de menos están hechos

una triste porquería.

 

Hitler mandó que los locos,

los ciegos, cojos y mancos,

los deformados un poco

se arrojaran en barrancos.

 

Lo curioso es que vencido

hace ya setenta años,

parece haber renacido

en abortistas de hogaño.

 

Pues postulan que, si tiene

el niño deformidades,

los derechos con que viene

sean sólo calamidades.

 

Se le puede asesinar,

en el vientre de su madre,

por presunta enfermedad

que al médico no le cuadre.

 

Sobre todo si el galeno

se lleva la comisión

de la clínica “veneno”

que opera la “interrupción”.

 

Porque aquí cobra hasta el gato

y las clínicas de muerte

te ponen rico en un rato:

¡al matar le llaman suerte!

 

El Führer y su eugenesia

ridícula hasta el bigote,

mandó que hicieran magnesia

al deforme en un argote.

 

Pero en el extremo opuesto

estaba Stalin mandando:

¡con bigote de repuesto

y a los niños destrozando!

 

Es el “Estado” quién manda

en nombre del bien común

en la cama, dura o blanda,

donde duermes, o no, tú.

 

Como en China es “Papá Estado”

quién decide tu procrear

y tú, como asalariado

de “Mao Estado”: ¡a callar!

 

Si es niño y perfeccionado,

qué suerte tiene el cabrito,

sea bienvenido y amado

por fuerte y niño bonito.

 

Si es niña o algo padece

el aborto está mandado,

pues la sociedad no puede

hacer pagar al “Estado”.

 

De nazis y comunistas

díganme la diferencia:

totalitarios racistas

que rematan la inocencia.

 

Los tiranos son vencidos

pero sus ideas quedan

y hacen que los no nacidos

ni nacer ni vivir puedan.

 

El “aborto es sagrado”

se pintan sobre los senos:

díselo al niño abortado

cual basura, en cubos llenos.

 

No es progre ni izquierdista

atacar al indefenso

y sí un negocio machista,

tan injusto como intenso.

 

Pues la vida es el gran don

y es un crimen abortarla,

por grande que sea el follón

no cejes en proclamarla

en respeto y en razón.

 

Manuel Amezcua Morillas

Manuel Amezcua

Párroco de Nuestra Señora de Gracia y Fátima, en Guadix. Canónigo y Director del Secretariado de Familia y Vida.

Este artículo ha sido publicado en el semanario Wadi-as de Guadix y comarca

La dirección de la web de Wadi-as es http://andaluciainformacion.es/guadix/