Preparando el Adviento

Escrito por  |

A lo primero que te invito, es a que pares un momento de leer, que te serenes y que escuches la canción que te ofrezco en este link: https://www.youtube.com/watch?v=HpBo6L-cR-w

 

Dios no puede más que darnos su amor, nuestro Dios es ternura, es la prueba más grande de ese Dios que sale de sí y se pone en camino para encontrarse con el hombre y la mujer de todos los tiempos. Es un Dios que está fuera de sí, loco de amor y de ternura por la felicidad de cada persona. Así lo ha sido desde el comienzo de la historia, desde la creación. Es un Dios en salida permanente. ¡Cuánto bien hace en la vida algunas salidas de tono en momentos cruciales!

Este estar en salida permanente es, también, la actividad actual de la Iglesia, lo cual supone un continuo renovar e indagar los signos de los tiempos para descubrir que es lo que la gente está pidiendo y qué podemos ofrecer desde nuestra manera cristiana de vivir la vida. Cómo presentar a Dios, a Jesucristo, a la Iglesia para que sea fuente de felicidad.

El Adviento, es la salida de Dios para ofrecernos, a través de la Virgen María y el Espíritu Santo, a su único Hijo Jesús que vivirá toda su vida en continuas salidas hacia los demás, hacia las periferias del mundo, geográficas y existenciales. Nacerá en un pesebre, a las afueras de la ciudad de Belén; en un momento determinado de su vida, saldrá de su familia para crear la familia más amplia, aquella que oye la palabra de Dios y la pone en práctica (ver Mt 7,24ss; 12,46-50; Lc 6,47ss) y, morirá en una cruz, a las afueras de la ciudad de Jerusalén. Otra llamada más para nuestro vivir de cada día si queremos ser cristianos de verdad.

Así que estamos agradecidos a nuestro Dios por darnos esta lección de vida y será bueno expresarle nuestra gratitud por ello.

“La gratitud es el alma de la palabra gracias. Y se multiplica cada vez que eres capaz de ver, en lo cotidiano, un regalo: en la sonrisa de un amigo, en una canción, en la comida…

La gratitud te enseña a disfrutar más de la vida. Es la entrada a la felicidad” (Emocionario, editorial palabras aladas, p. 92).

Así que agradecemos a Dios el nuevo adviento que nos regala y vivimos cada momento de este tiempo con esa actitud de ser agradecidos. Feliz adviento 2016.

José Mª Tortosa

Párroco de Jérez del Marquesado y Albuñán. Delegado de Apostolado Seglar