Oficina de Comunicación

Oficina de Comunicación

El secretariado de familia de la diócesis de Guadix prepara la Jornada de las familias, que se va a celebrar el próximo sábado 24 de junio. Será una jornada importante, a la que se invita a todas las familias de la diócesis y a los responsables de pastoral.

“Disculpa todo. El elenco se completa con cuatro expresiones que hablan de una totalidad: «todo». Disculpa todo, cree todo, espera todo, soporta todo. De este modo, se remarca con fuerza el dinamismo contracultural del amor, capaz de hacerle frente a cualquier cosa que pueda amenazarlo.

“Disculpa todo. El elenco se completa con cuatro expresiones que hablan de una totalidad: «todo». Disculpa todo, cree todo, espera todo, soporta todo. De este modo, se remarca con fuerza el dinamismo contracultural del amor, capaz de hacerle frente a cualquier cosa que pueda amenazarlo.

DIOS QUIERE ENCONTRARSE CON LAS PERSONAS

Parece una paradoja el que en nuestra sociedad secularizada y casi sin querer saber mucho de Dios, éste quiera encontrarse con las personas y no permanecer lejos de ellas. Es como ir contra corriente haciendo grandes esfuerzos por seguir junto a nosotros. Ya lo había dicho Jesús antes de su partida: no os dejaré solos, volveré de junto al Padre y permaneceré con mi Espíritu en medio de vosotros, para que seáis mis testigos en todo el mundo. Este es el mensaje insistente que escuchamos hoy en la Palabra de Dios y que nos viene muy bien oírlo mucho y hasta la saciedad, sin que esté de más. Más vale que sobre que...

DIOS QUIERE ENCONTRARSE CON LAS PERSONAS

Parece una paradoja el que en nuestra sociedad secularizada y casi sin querer saber mucho de Dios, éste quiera encontrarse con las personas y no permanecer lejos de ellas. Es como ir contra corriente haciendo grandes esfuerzos por seguir junto a nosotros. Ya lo había dicho Jesús antes de su partida: no os dejaré solos, volveré de junto al Padre y permaneceré con mi Espíritu en medio de vosotros, para que seáis mis testigos en todo el mundo. Este es el mensaje insistente que escuchamos hoy en la Palabra de Dios y que nos viene muy bien oírlo mucho y hasta la saciedad, sin que esté de más. Más vale que sobre que...

“Alegrarse con los demás"

La expresión jairei epi te adikía indica algo negativo afincado en el secreto del corazón de la persona. Es la actitud venenosa del que se alegra cuando ve que se le hace injusticia a alguien. La frase se complementa con la siguiente, que lo dice de modo positivo: sygjairei te alétheia: se regocija con la verdad. Es decir, se alegra con el bien del otro, cuando se reconoce su dignidad, cuando se valoran sus capacidades y sus buenas obras. Eso es imposible para quien necesita estar siempre comparándose o compitiendo, incluso con el propio cónyuge, hasta el punto de alegrarse secretamente por sus fracasos.

“Alegrarse con los demás"

La expresión jairei epi te adikía indica algo negativo afincado en el secreto del corazón de la persona. Es la actitud venenosa del que se alegra cuando ve que se le hace injusticia a alguien. La frase se complementa con la siguiente, que lo dice de modo positivo: sygjairei te alétheia: se regocija con la verdad. Es decir, se alegra con el bien del otro, cuando se reconoce su dignidad, cuando se valoran sus capacidades y sus buenas obras. Eso es imposible para quien necesita estar siempre comparándose o compitiendo, incluso con el propio cónyuge, hasta el punto de alegrarse secretamente por sus fracasos.

“Si permitimos que un mal sentimiento penetre en nuestras entrañas, dejamos lugar a ese rencor que se añeja en el corazón. La frase logízetai to kakón significa «toma en cuenta el mal», «lo lleva anotado», es decir, es rencoroso. Lo contrario es el perdón, un perdón que se fundamenta en una actitud positiva, que intenta comprender la debilidad ajena y trata de buscarle excusas a la otra persona, como Jesús cuando dijo: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen» (Lc 23,34). Pero la tendencia suele ser la de buscar más y más culpas, la de imaginar más y más maldad, la de suponer todo tipo de malas intenciones, y así el rencor va creciendo y se arraiga. De ese modo, cualquier error o caída del cónyuge puede dañar el vínculo amoroso y la estabilidad familiar. El problema es que a veces se le da a todo la misma gravedad, con el riesgo de volverse crueles ante cualquier error ajeno. La justa reivindicación de los propios derechos, se convierte en una persistente y constante sed de venganza más que en una sana defensa de la propia dignidad.

“Si permitimos que un mal sentimiento penetre en nuestras entrañas, dejamos lugar a ese rencor que se añeja en el corazón. La frase logízetai to kakón significa «toma en cuenta el mal», «lo lleva anotado», es decir, es rencoroso. Lo contrario es el perdón, un perdón que se fundamenta en una actitud positiva, que intenta comprender la debilidad ajena y trata de buscarle excusas a la otra persona, como Jesús cuando dijo: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen» (Lc 23,34). Pero la tendencia suele ser la de buscar más y más culpas, la de imaginar más y más maldad, la de suponer todo tipo de malas intenciones, y así el rencor va creciendo y se arraiga. De ese modo, cualquier error o caída del cónyuge puede dañar el vínculo amoroso y la estabilidad familiar. El problema es que a veces se le da a todo la misma gravedad, con el riesgo de volverse crueles ante cualquier error ajeno. La justa reivindicación de los propios derechos, se convierte en una persistente y constante sed de venganza más que en una sana defensa de la propia dignidad.

“Trabajar por el futuro desde la doctrina social de la Iglesia” ha sido el tema de las Jornadas en las que se ha hablado de modernización de la agricultura, de educación y de doctrina social de la Iglesia. Comenzaron con un minuto de silencio en memoria de Ignacio Echeverría