Oficina de Comunicación

Oficina de Comunicación

“El sacramento del matrimonio no es una convención social, un rito vacío o el mero signo externo de un compromiso. El sacramento es un don para la santificación y la salvación de los esposos, porque «su recíproca pertenencia es representación real, mediante el signo sacramental, de la misma relación de Cristo con la Iglesia. Los esposos son por tanto el recuerdo permanente para la Iglesia de lo que acaeció en la cruz; son el uno para el otro y para los hijos, testigos de la salvación, de la que el sacramento les hace partícipes».

“Quiero destacar la situación de las familias sumidas en la miseria, castigadas de tantas maneras, donde los límites de la vida se viven de forma lacerante. Si todos tienen dificultades, en un hogar muy pobre se vuelven más duras. Por ejemplo, si una mujer debe criar sola a su hijo, por una separación o por otras causas, y debe trabajar sin la posibilidad de dejarlo con otra persona, el niño crece en un abandono que lo expone a todo tipo de riesgos, y su maduración personal queda comprometida.

“Quiero destacar la situación de las familias sumidas en la miseria, castigadas de tantas maneras, donde los límites de la vida se viven de forma lacerante. Si todos tienen dificultades, en un hogar muy pobre se vuelven más duras. Por ejemplo, si una mujer debe criar sola a su hijo, por una separación o por otras causas, y debe trabajar sin la posibilidad de dejarlo con otra persona, el niño crece en un abandono que lo expone a todo tipo de riesgos, y su maduración personal queda comprometida.

“El debilitamiento de la fe y de la práctica religiosa en algunas sociedades afecta a las familias y las deja más solas con sus dificultades. Los Padres afirmaron que «una de las mayores pobrezas de la cultura actual es la soledad, fruto de la ausencia de Dios en la vida de las personas y de la fragilidad de las relaciones. Asimismo, hay una sensación general de impotencia frente a la realidad socioeconómica que a menudo acaba por aplastar a las familias [...] Con frecuencia, las familias se sienten abandonadas por el desinterés y la poca atención de las instituciones.

“El debilitamiento de la fe y de la práctica religiosa en algunas sociedades afecta a las familias y las deja más solas con sus dificultades. Los Padres afirmaron que «una de las mayores pobrezas de la cultura actual es la soledad, fruto de la ausencia de Dios en la vida de las personas y de la fragilidad de las relaciones. Asimismo, hay una sensación general de impotencia frente a la realidad socioeconómica que a menudo acaba por aplastar a las familias [...] Con frecuencia, las familias se sienten abandonadas por el desinterés y la poca atención de las instituciones.

Lo hace desde Madrid como presidente de la Comisión Episcopal de Medios, en la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales

Mons. Ginés García, obispo de Guadix, preside este domingo, desde Madrid, la Misa que será retransmitida por televisión, a través de La 2, de TVE, a las 10, 30 de la mañana. La Eucaristía estará preparada por la Comisión Episcopal de Medios y el prelado accitano la preside en calidad de presidente de esta comisión. Será retransmitida desde la parroquia de San Francisco de Sales, de Madrid, situada en la zona de Estrecho. Durante al celebración litúrgica, se podrá escuchar el Coro de RTVE que, como agrupación mi¡uscal, se ha especializado en polifonía clásica y religiosa.

El Obispo de Guadix es el presidente de la Comisión Episcopal de Medios de la CEE y en la diócesis cuenta con el trabajo de la Oficina de Comunicación

Este domingo 28 de mayos e celebra en la Iglesia la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales (JMCS). Se trata de una celebración en la que se nos invita a tomar conciencia del uso que hacemos de los medios de comunicación en el mundo y en la Iglesia. Además, sirve para recordar que es misión esencial de la Iglesia anunciar el Evangelio y llevar al mundo la buena noticia del amor de Dios y de la salvación que nos ofrece. Y los medios de comunicación son instrumentos privilegiados para multiplicar por el mundo ese anuncio del Evangelio.

A MISIÓN CUMPLIDA, ASCENSIÓN MERECIDA (PRESENCIAS Y AUSENCIAS)

           Permitidme que os hable de presencias porque es la reflexión que me suscitan los textos de hoy. A su vez, también, es hablar de ausencias porque si uno está presente en un sitio, tendrá que estar ausente en otro, ¿verdad? Esto lo sabemos por propia experiencia contrastada en el día a día y en cada momento.

A MISIÓN CUMPLIDA, ASCENSIÓN MERECIDA (PRESENCIAS Y AUSENCIAS)

           Permitidme que os hable de presencias porque es la reflexión que me suscitan los textos de hoy. A su vez, también, es hablar de ausencias porque si uno está presente en un sitio, tendrá que estar ausente en otro, ¿verdad? Esto lo sabemos por propia experiencia contrastada en el día a día y en cada momento.

“Los Padres sinodales se refirieron a las actuales «tendencias culturales que parecen imponer una afectividad sin límites, [...] una afectividad narcisista, inestable y cambiante que no ayuda siempre a los sujetos a alcanzar una mayor madurez». Han dicho que están preocupados por «una cierta difusión de la pornografía y de la comercialización del cuerpo, favorecida entre otras cosas por un uso desequilibrado de Internet», y por «la situación de las personas que se ven obligadas a practicar la prostitución.