Oficina de Comunicación

Oficina de Comunicación

La catedral de Guadix celebra este viernes, 16 de junio, una jornada de oración y penitencia, como preparación  a la fiesta del Corpus Christi, que tendrá lugar el próximo domingo. Durante todo el día, la catedral estará abierta para que, quien lo desee, pueda rezar ante el Santísimo y pueda participar del sacramento de la Penitencia, ya que, en todo momento, habrá un sacerdote para confesar.

“Soporta todo. Panta hypoménei significa que sobrelleva con espíritu positivo todas las contrariedades. Es mantenerse firme en medio de un ambiente hostil. No consiste sólo en tolerar algunas cosas molestas, sino en algo más amplio: una resistencia dinámica y constante, capaz de superar cualquier desafío. Es amor a pesar de todo, aun cuando todo el contexto invite a otra cosa. Manifiesta una cuota de heroísmo tozudo, de potencia en contra de toda corriente negativa, una opción por el bien que nada puede derribar. Esto me recuerda aquellas palabras de Martin Luther King, cuando volvía a optar por el amor fraterno aun en medio de las peores persecuciones y humillaciones: «La persona que más te odia, tiene algo bueno en él; incluso la nación que más odia, tiene algo bueno en ella; incluso la raza que más odia, tiene algo bueno en ella. Y cuando llegas al punto en que miras el rostro de cada hombre y ves muy dentro de él lo que la religión llama la “imagen de Dios”, comienzas a amarlo “a pesar de”.

“Soporta todo. Panta hypoménei significa que sobrelleva con espíritu positivo todas las contrariedades. Es mantenerse firme en medio de un ambiente hostil. No consiste sólo en tolerar algunas cosas molestas, sino en algo más amplio: una resistencia dinámica y constante, capaz de superar cualquier desafío. Es amor a pesar de todo, aun cuando todo el contexto invite a otra cosa. Manifiesta una cuota de heroísmo tozudo, de potencia en contra de toda corriente negativa, una opción por el bien que nada puede derribar. Esto me recuerda aquellas palabras de Martin Luther King, cuando volvía a optar por el amor fraterno aun en medio de las peores persecuciones y humillaciones: «La persona que más te odia, tiene algo bueno en él; incluso la nación que más odia, tiene algo bueno en ella; incluso la raza que más odia, tiene algo bueno en ella. Y cuando llegas al punto en que miras el rostro de cada hombre y ves muy dentro de él lo que la religión llama la “imagen de Dios”, comienzas a amarlo “a pesar de”.

PREGÓN DE LA EUCARISTÍA


Baeza, 10 de junio de 2017

 He venido esta tarde hasta esta monumental e histórica ciudad de Baeza para cantar a la Eucaristía, misterio de un Dios escondido y siempre presente en el corazón del hombre y en la vida del mundo.

  Dejadme que os diga que me ha impresionado la profundidad y la riqueza de vuestra piedad eucarística. Ya en el siglo XIV Baeza celebraba con solemnidad la fiesta del Corpus Christi, y la celebraba porque había un pueblo creyente que tenía cimientos de fe sólidos, y es que sólo hay solidez en la vida cristiana cuando ésta tiene forma eucarística. Los siglos y el paso del tiempo con sus avatares no sólo no ha restado esplendor a esta devoción y a esta fiesta, sino que las han solemnizado aún más haciéndolas signo de identidad de Baeza y los baezanos.

El Obispo de Guadix, Mons. Ginés García, fue el pregonero del Corpus Christi en la ciudad de Baeza, provincia de Jaén. El pregón tuvo lugar el pasado 10 de junio, en el claustro de la catedral de la Natividad de Nuestra Señora, de Baeza, y al mismo asistieron representantes de la ciudad y de las instituciones religiosas. El prelado accitano fue presentado por el vicario general, Francisco Juan Martínez, que también es deán del cabildo catedralicio.

PREGÓN DE LA EUCARISTÍA


Baeza, 10 de junio de 2017

 He venido esta tarde hasta esta monumental e histórica ciudad de Baeza para cantar a la Eucaristía, misterio de un Dios escondido y siempre presente en el corazón del hombre y en la vida del mundo.

  Dejadme que os diga que me ha impresionado la profundidad y la riqueza de vuestra piedad eucarística. Ya en el siglo XIV Baeza celebraba con solemnidad la fiesta del Corpus Christi, y la celebraba porque había un pueblo creyente que tenía cimientos de fe sólidos, y es que sólo hay solidez en la vida cristiana cuando ésta tiene forma eucarística. Los siglos y el paso del tiempo con sus avatares no sólo no ha restado esplendor a esta devoción y a esta fiesta, sino que las han solemnizado aún más haciéndolas signo de identidad de Baeza y los baezanos.

“Espera. Panta elpízei: no desespera del futuro. Conectado con la palabra anterior, indica la espera de quien sabe que el otro puede cambiar. Siempre espera que sea posible una maduración, un sorpresivo brote de belleza, que las potencialidades más ocultas de su ser germinen algún día. No significa que todo vaya a cambiar en esta vida. Implica aceptar que algunas cosas no sucedan como uno desea, sino que quizás Dios escriba derecho con las líneas torcidas de una persona y saque algún bien de los males que ella no logre superar en esta tierra.

“Espera. Panta elpízei: no desespera del futuro. Conectado con la palabra anterior, indica la espera de quien sabe que el otro puede cambiar. Siempre espera que sea posible una maduración, un sorpresivo brote de belleza, que las potencialidades más ocultas de su ser germinen algún día. No significa que todo vaya a cambiar en esta vida. Implica aceptar que algunas cosas no sucedan como uno desea, sino que quizás Dios escriba derecho con las líneas torcidas de una persona y saque algún bien de los males que ella no logre superar en esta tierra.

“Confía, Panta pisteuei, «todo lo cree», por el contexto, no se debe entender «fe» en el sentido teológico, sino en el sentido corriente de «confianza». No se trata sólo de no sospechar que el otro esté mintiendo o engañando. Esa confianza básica reconoce la luz encendida por Dios, que se esconde detrás de la oscuridad, o la brasa que todavía arde debajo de las cenizas.

“Confía, Panta pisteuei, «todo lo cree», por el contexto, no se debe entender «fe» en el sentido teológico, sino en el sentido corriente de «confianza». No se trata sólo de no sospechar que el otro esté mintiendo o engañando. Esa confianza básica reconoce la luz encendida por Dios, que se esconde detrás de la oscuridad, o la brasa que todavía arde debajo de las cenizas.