Oficina de Comunicación

Oficina de Comunicación

Cuando leemos el Evangelio observamos que se nos pide a todos los cristianos que seamos personas que vivamos en contacto con el mundo, que pisemos tierra y que seamos creativos a la hora de anunciar un mensaje que no ha caducado después de dos mil años. Una petición tan sencilla pero que el mismo hecho de plantearla cuestiona nuestro trabajo y el objetivo último de nuestras acciones. En nuestro quehacer diario es fácil quedarse en el escaparate, en lo superfluo, en lo externo y desde ahí plantear aquello que queremos, pero cuando toca aterrizar... ¡cuánto cuesta!.

IR DETRÁS, NO DELANTE

Las lecturas de este domingo nos sitúan ante un tema importante en la vivencia de la fe. Lo fue para los primeros discípulos y también lo es para nosotros en estos momentos y siempre, a lo largo de la historia de la Iglesia, ha sido así.
Hablamos de seguir a Jesús, no de imitarlo, porque eso es casi imposible. Jesús no tiene quien lo imite, ni Él lo pide. Lo que sí pide Jesús y pidió a sus discípulos es que le siguieran: “¡Tú, sígueme!”; “El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga” (Mt 16,21-27).

IR DETRÁS, NO DELANTE

Las lecturas de este domingo nos sitúan ante un tema importante en la vivencia de la fe. Lo fue para los primeros discípulos y también lo es para nosotros en estos momentos y siempre, a lo largo de la historia de la Iglesia, ha sido así.
Hablamos de seguir a Jesús, no de imitarlo, porque eso es casi imposible. Jesús no tiene quien lo imite, ni Él lo pide. Lo que sí pide Jesús y pidió a sus discípulos es que le siguieran: “¡Tú, sígueme!”; “El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga” (Mt 16,21-27).

Las exequias tendrán lugar el sábado 2 de septiembre, en la capilla del monasterio.

En la tarde del 1 de septiembre falleció Sor Amada, de 90 años de edad, religiosa del Monasterio de las Madres Dominicas en Baza, donde ha permanecido toda su vida. Sor Amada ha sido, en varias ocasiones, Madre Superiora del mismo.
Sor Amada era oriunda de Freila y, como curiosidad, cabe recordar que tres de sus hermanas también fueron monjas dominicas en Baza.

Este año 2017 la Asociación de Archiveros de la Iglesia en España celebrará su XXX Congreso en las Diócesis de Jaén y de Guadix, los días comprendidos entre el 11 y el 15 de septiembre, bajo el tema de “Catolicismo Social y Archivos de la Iglesia”.

El sacerdote Brian Stenson ha fallecido en la noche del martes 29 de agosto, a consecuencia de una enfermedad que venía padeciendo durante los últimos años. Brian ha fallecido en Florida, Estados Unidos, donde se encontraba residiendo desde hace más de un año. Tenía 73 años. En la diócesis de Guadix se prepara ya un funeral por su alma, que se anunciará cuando se concrete fecha y lugar.

Esta gran experiencia está llegando a su fin...
Hace 26 días que llegamos a Honduras con una misión, conocer nuevos caminos, y ahora estamos en el tiempo de descuento.

HOMILÍA EN LA MISA DE FUNERAL POR FRANCISCO LÓPEZ, HIJO DE LANTEIRA Y DEMÁS VÍCTIMAS DE LOS ATENTADOS DE BARCELONA

Lanteira, 26 de agosto de 2017

Sr. Cura Párroco, querido D. Joaquín.
Queridos hermanos y hermanas en el Señor.
Saludo con afecto a las autoridades que han querido compartir con nosotros este momento de oración en la Eucaristía.
Sr. Alcalde y miembros de la Corporación municipal;
Sr. Subdelegado del Gobierno, Presidente de la Diputación Provincial, diputados, alcaldes y demás autoridades.

HOMILÍA EN LA MISA DE FUNERAL POR FRANCISCO LÓPEZ, HIJO DE LANTEIRA Y DEMÁS VÍCTIMAS DE LOS ATENTADOS DE BARCELONA

Lanteira, 26 de agosto de 2017

Sr. Cura Párroco, querido D. Joaquín.
Queridos hermanos y hermanas en el Señor.
Saludo con afecto a las autoridades que han querido compartir con nosotros este momento de oración en la Eucaristía.
Sr. Alcalde y miembros de la Corporación municipal;
Sr. Subdelegado del Gobierno, Presidente de la Diputación Provincial, diputados, alcaldes y demás autoridades.

“El secreto está en el amor” dijo el prelado en la homilía del funeral celebrado en Lanteira por Francisco y Javier,  fallecidos en el atentado de Barcelona, y por las demás víctimas