Oficina de Comunicación

Oficina de Comunicación

Se va a celebrar el próximo sábado 24 de junio, de 10:30 a 14:00 horas en el centro Diocesano de Espiritualidad, de Guadix. Todos estamos invitados

El próximo sábado, 24 de junio, se va a celebrar en la diócesis de Guadix una Jornada de las Familias. Está abierta a todas las familias de nuestra diócesis. Contará con la presencia de un ponente que hablará de la Exhortación Postsinodal Amoris Laetitia. Pero también habrá tiempo para hablar de la pastoral familiar en nuestra diócesis y programar acciones de cara al próximo curso. Sin duda, será una jornada importante a la que estamos invitados todos.

MEMORIA AGRADECIDA POR EL DON DE LA EUCARISTÍA

Para mí, hablar de Eucaristía, es hablar de subversión, de compromiso, de justicia, de igualdad, de unidad, de gratuidad, de compartir, de vida, de alegría, de riesgo, de paz y otros valores que redundan en beneficio de cada hombre y mujer concretos. Esto es así porque Jesús resucitado y presente entre nosotros por su Espíritu, nos lo enseñó como Hijo de Dios, de parte de Dios; porque Dios es todo eso. Jesús nos lo demostró con su vida en el día a día y, al final, casi al final de su vida, entrega su cuerpo y sangre como memorial, como su recuerdo principal de lo que hemos de hacer y vivir en nuestra vida.

MEMORIA AGRADECIDA POR EL DON DE LA EUCARISTÍA

Para mí, hablar de Eucaristía, es hablar de subversión, de compromiso, de justicia, de igualdad, de unidad, de gratuidad, de compartir, de vida, de alegría, de riesgo, de paz y otros valores que redundan en beneficio de cada hombre y mujer concretos. Esto es así porque Jesús resucitado y presente entre nosotros por su Espíritu, nos lo enseñó como Hijo de Dios, de parte de Dios; porque Dios es todo eso. Jesús nos lo demostró con su vida en el día a día y, al final, casi al final de su vida, entrega su cuerpo y sangre como memorial, como su recuerdo principal de lo que hemos de hacer y vivir en nuestra vida.

Los secretariados y delegaciones de la diócesis de Guadix van a celebrar la reunión de revisión del curso pastoral 2016-17. La reunión tendrá lugar el martes 20 de junio, a las 11 de la mañana, en el salón de reuniones del obispado. Estará presidida por el Obispo accitano, Mons. Ginés García.

La parroquia de San Juan, de Baza, celebró, en la tarde del domingo 11 de junio, el sacramento de la Confirmación. Tuvo lugar en la Iglesia de la Piedad y se confirmaron un total de 50 personas, entre jóvenes y adultos, que se han formado durante casi un año para recibir el don del Espíritu Santo de manos del Obispo de Guadix, Mons. Ginés García.

El pasado domingo día 11 de junio, domingo de la Santísima Trinidad, la parroquia del Sagrario, de Baza, (la Mayor), celebró el sacramento de la Confirmación, en el que se confirmaron 75 personas, entre jóvenes y adultos. Recibieron el Espíritu Santo en una ceremonia presidida por el Obispo de la diócesis de Guadix-Baza, Mons. Ginés García.

Toda la vida, todo en común

123. Después del amor que nos une a Dios, el amor conyugal es la «máxima amistad»[122]. Es una unión que tiene todas las características de una buena amistad: búsqueda del bien del otro, reciprocidad, intimidad, ternura, estabilidad, y una semejanza entre los amigos que se va construyendo con la vida compartida. Pero el matrimonio agrega a todo ello una exclusividad indisoluble, que se expresa en el proyecto estable de compartir y construir juntos toda la existencia. Seamos sinceros y reconozcamos las señales de la realidad: quien está enamorado no se plantea que esa relación pueda ser sólo por un tiempo; quien vive intensamente la alegría de casarse no está pensando en algo pasajero; quienes acompañan la celebración de una unión llena de amor, aunque frágil, esperan que pueda perdurar en el tiempo; los hijos no sólo quieren que sus padres se amen, sino también que sean fieles y sigan siempre juntos.

Toda la vida, todo en común

123. Después del amor que nos une a Dios, el amor conyugal es la «máxima amistad»[122]. Es una unión que tiene todas las características de una buena amistad: búsqueda del bien del otro, reciprocidad, intimidad, ternura, estabilidad, y una semejanza entre los amigos que se va construyendo con la vida compartida. Pero el matrimonio agrega a todo ello una exclusividad indisoluble, que se expresa en el proyecto estable de compartir y construir juntos toda la existencia. Seamos sinceros y reconozcamos las señales de la realidad: quien está enamorado no se plantea que esa relación pueda ser sólo por un tiempo; quien vive intensamente la alegría de casarse no está pensando en algo pasajero; quienes acompañan la celebración de una unión llena de amor, aunque frágil, esperan que pueda perdurar en el tiempo; los hijos no sólo quieren que sus padres se amen, sino también que sean fieles y sigan siempre juntos.

Crecer en la caridad conyugal

“El himno de san Pablo, que hemos recorrido, nos permite dar paso a la caridad conyugal. Es el amor que une a los esposos, santificado, enriquecido e iluminado por la gracia del sacramento del matrimonio. Es una «unión afectiva», espiritual y oblativa, pero que recoge en sí la ternura de la amistad y la pasión erótica, aunque es capaz de subsistir aun cuando los sentimientos y la pasión se debiliten. El Papa Pío XI enseñaba que ese amor permea todos los deberes de la vida conyugal y «tiene cierto principado de nobleza.

Crecer en la caridad conyugal

“El himno de san Pablo, que hemos recorrido, nos permite dar paso a la caridad conyugal. Es el amor que une a los esposos, santificado, enriquecido e iluminado por la gracia del sacramento del matrimonio. Es una «unión afectiva», espiritual y oblativa, pero que recoge en sí la ternura de la amistad y la pasión erótica, aunque es capaz de subsistir aun cuando los sentimientos y la pasión se debiliten. El Papa Pío XI enseñaba que ese amor permea todos los deberes de la vida conyugal y «tiene cierto principado de nobleza.