Oficina de Comunicación

Oficina de Comunicación

“Espera. Panta elpízei: no desespera del futuro. Conectado con la palabra anterior, indica la espera de quien sabe que el otro puede cambiar. Siempre espera que sea posible una maduración, un sorpresivo brote de belleza, que las potencialidades más ocultas de su ser germinen algún día. No significa que todo vaya a cambiar en esta vida. Implica aceptar que algunas cosas no sucedan como uno desea, sino que quizás Dios escriba derecho con las líneas torcidas de una persona y saque algún bien de los males que ella no logre superar en esta tierra.

“Confía, Panta pisteuei, «todo lo cree», por el contexto, no se debe entender «fe» en el sentido teológico, sino en el sentido corriente de «confianza». No se trata sólo de no sospechar que el otro esté mintiendo o engañando. Esa confianza básica reconoce la luz encendida por Dios, que se esconde detrás de la oscuridad, o la brasa que todavía arde debajo de las cenizas.

“Confía, Panta pisteuei, «todo lo cree», por el contexto, no se debe entender «fe» en el sentido teológico, sino en el sentido corriente de «confianza». No se trata sólo de no sospechar que el otro esté mintiendo o engañando. Esa confianza básica reconoce la luz encendida por Dios, que se esconde detrás de la oscuridad, o la brasa que todavía arde debajo de las cenizas.

El secretariado de familia de la diócesis de Guadix prepara la Jornada de las familias, que se va a celebrar el próximo sábado 24 de junio. Será una jornada importante, a la que se invita a todas las familias de la diócesis y a los responsables de pastoral.

“Disculpa todo. El elenco se completa con cuatro expresiones que hablan de una totalidad: «todo». Disculpa todo, cree todo, espera todo, soporta todo. De este modo, se remarca con fuerza el dinamismo contracultural del amor, capaz de hacerle frente a cualquier cosa que pueda amenazarlo.

“Disculpa todo. El elenco se completa con cuatro expresiones que hablan de una totalidad: «todo». Disculpa todo, cree todo, espera todo, soporta todo. De este modo, se remarca con fuerza el dinamismo contracultural del amor, capaz de hacerle frente a cualquier cosa que pueda amenazarlo.

DIOS QUIERE ENCONTRARSE CON LAS PERSONAS

Parece una paradoja el que en nuestra sociedad secularizada y casi sin querer saber mucho de Dios, éste quiera encontrarse con las personas y no permanecer lejos de ellas. Es como ir contra corriente haciendo grandes esfuerzos por seguir junto a nosotros. Ya lo había dicho Jesús antes de su partida: no os dejaré solos, volveré de junto al Padre y permaneceré con mi Espíritu en medio de vosotros, para que seáis mis testigos en todo el mundo. Este es el mensaje insistente que escuchamos hoy en la Palabra de Dios y que nos viene muy bien oírlo mucho y hasta la saciedad, sin que esté de más. Más vale que sobre que...

DIOS QUIERE ENCONTRARSE CON LAS PERSONAS

Parece una paradoja el que en nuestra sociedad secularizada y casi sin querer saber mucho de Dios, éste quiera encontrarse con las personas y no permanecer lejos de ellas. Es como ir contra corriente haciendo grandes esfuerzos por seguir junto a nosotros. Ya lo había dicho Jesús antes de su partida: no os dejaré solos, volveré de junto al Padre y permaneceré con mi Espíritu en medio de vosotros, para que seáis mis testigos en todo el mundo. Este es el mensaje insistente que escuchamos hoy en la Palabra de Dios y que nos viene muy bien oírlo mucho y hasta la saciedad, sin que esté de más. Más vale que sobre que...

“Alegrarse con los demás"

La expresión jairei epi te adikía indica algo negativo afincado en el secreto del corazón de la persona. Es la actitud venenosa del que se alegra cuando ve que se le hace injusticia a alguien. La frase se complementa con la siguiente, que lo dice de modo positivo: sygjairei te alétheia: se regocija con la verdad. Es decir, se alegra con el bien del otro, cuando se reconoce su dignidad, cuando se valoran sus capacidades y sus buenas obras. Eso es imposible para quien necesita estar siempre comparándose o compitiendo, incluso con el propio cónyuge, hasta el punto de alegrarse secretamente por sus fracasos.

“Alegrarse con los demás"

La expresión jairei epi te adikía indica algo negativo afincado en el secreto del corazón de la persona. Es la actitud venenosa del que se alegra cuando ve que se le hace injusticia a alguien. La frase se complementa con la siguiente, que lo dice de modo positivo: sygjairei te alétheia: se regocija con la verdad. Es decir, se alegra con el bien del otro, cuando se reconoce su dignidad, cuando se valoran sus capacidades y sus buenas obras. Eso es imposible para quien necesita estar siempre comparándose o compitiendo, incluso con el propio cónyuge, hasta el punto de alegrarse secretamente por sus fracasos.