Oficina de Comunicación

Oficina de Comunicación

En la iglesia de la Virgen de las Angustias, de Guadix, las flores comenzarán a las 20:00 h. y la Misa a las 20:30 h.

Comienza el mes de mayo y, con él, el mes de las flores. O mejor dicho, el mes que la Iglesia dedica de manera especial a la Virgen María. En todas las parroquias habrá celebraciones de las flores, cada tarde o cada mañana: un rosario, unas oraciones, una meditación, muchos cantos,….. y, sobre todo, una oración a la Virgen, nuestra madre.

En la ciudad de Guadix, la iglesia de la Virgen de las Angustias ha programado el ejercicio de las flores para cada día del mes de mayo. Serán unas flores muy especiales, ante la imagen de la patrona de la ciudad accitana, la Virgen de las Angustias. Comenzarán a las 8 de la tarde, con el rezo del rosario. Después, se rezarán las flores. A las 8 y media, se celebrará la Eucaristía.

Sin duda, serán muchos los accitanos que cada tarde se desplacen hasta la iglesia de su patrona para rezar ante su imagen. También, para llevarle la flor más preciada: una oración.

Antonio Gómez

COMPARTIMOS CON ALEGRÍA LA MESA (PALABRA Y EUCARISTÍA)

“Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. A ellos se le abrieron los ojos y lo reconocieron” (Lc 24,13-35). Con estas sencillas palabras que nos relata San Lucas, queda concentrada, según mi opinión, la profunda experiencia que dejó huella en los discípulos y que se ha repetido a lo largo de nuestra historia cristiana. Jesús, el crucificado, el que pasó haciendo el bien y curando toda dolencia hasta liberar de las esclavitudes, está sentado a la mesa, la de la Palabra y la de la Eucaristía, para abrirnos los ojos y reconocerlo. Precisamente, cuando se hace tarde y el día va de caída, en los momentos bajos, en las crisis, en las dificultades, en el caminar, en el conversar y en el compartir, Jesús está sentado a la mesa compartiendo y esperando que se le reconozca. Su bendición y su presencia constante nos garantizan que no estamos abandonados por Dios, por eso estamos alegres y queremos que otros, todos los que se puedan, lo estén, “por eso se me alegra el corazón, se gozan mis entrañas” (Salmo 15).

COMPARTIMOS CON ALEGRÍA LA MESA (PALABRA Y EUCARISTÍA)

“Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. A ellos se le abrieron los ojos y lo reconocieron” (Lc 24,13-35). Con estas sencillas palabras que nos relata San Lucas, queda concentrada, según mi opinión, la profunda experiencia que dejó huella en los discípulos y que se ha repetido a lo largo de nuestra historia cristiana. Jesús, el crucificado, el que pasó haciendo el bien y curando toda dolencia hasta liberar de las esclavitudes, está sentado a la mesa, la de la Palabra y la de la Eucaristía, para abrirnos los ojos y reconocerlo. Precisamente, cuando se hace tarde y el día va de caída, en los momentos bajos, en las crisis, en las dificultades, en el caminar, en el conversar y en el compartir, Jesús está sentado a la mesa compartiendo y esperando que se le reconozca. Su bendición y su presencia constante nos garantizan que no estamos abandonados por Dios, por eso estamos alegres y queremos que otros, todos los que se puedan, lo estén, “por eso se me alegra el corazón, se gozan mis entrañas” (Salmo 15).

El concierto, que se va a desarrollar en la parroquia, estará ofrecido por la "Schola Gregoriana Hispana y se inscribe dentro de los actos programados para financiar la restauración del órgano que hay en el templo parroquial

Será inaugurada en la tarde del sábado 29 de abril, a las 20:30H., en la Oficina de Turismo de Guadix (Plaza de las Palomas). Abierta hasta el 13 de mayo, está organizada por la Plataforma de Ayuda al Migrante y Refugiado de Guadix, y el Secretariado de Migraciones y Minorías de la Diócesis de Guadix, y cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Guadix.

Terminó la Semana de Teología de la diócesis de Guadix. Durante cuatro días, del 24 al 27 de abril, se ha hablado de la “Evangelización 3.0”, es decir,  el anuncio y el testimonio de la Iglesia y los cristianos en la sociedad actual. Una nueva evangelización en tiempos nuevos, que viene marcada tanto por cambios sociales como tecnológicos muy importantes. El Obispo de Guadix, Mons. Ginés García fue el encargado de clausurar esta Semana de Teología, que ha dejado un buen sabor de boca en los que han asistido cada tarde.

El pasado lunes 24 de abril falleció el padre de Paco Funes, colaborador de esta Oficina de Comunicación de la diócesis de Guadix. D. Francisco, que así se llamaba, era natural de Linares, provincia de Jaén. Tenía 78 años de edad y llevaba varios años postrado por la enfermedad de Párkinson, agravado por el Alzéimer. En el momento del fallecimiento se encontraba en Granada, junto a su esposa Natividad, madre de nuestro compañero, pasando unos días en Granada, donde reside una de sus hijas. Tenía cinco hijos.

Hoy interviene en Guadix, donde cerrará la Semana de Teología que, desde el lunes 24 hasta el jueves 27 de abril, se ha desarrollado tanto en Baza como en la ciudad accitana. “Evangelizar 3.0” ha sido el tema de esta Semana de teología que ya concluye

Esta tarde, la religiosa Xiskya Valladares -“la monja tuitera”- hablará en Baza de evangelizar en las Redes Sociales. En Guadix, será Tote Barrera quien hable de los Cursos Alpha en España como una manera diferente de evangelizar

La diócesis de Guadix está celebrando su Semana de Teología y lo hace sobre un tema de actualidad: la evangelización de siempre pero con un estilo nuevo, porque la cultura y la sociedad también son nuevas. “Evangelización 3.0” es el título de esta Semana de Teología, que aborda la evangelización desde aspectos tan diversos como la parroquia y las Redes Sociales, o la ecología y el respeto por el medio ambiente. La sociedad ha cambiado mucho, decía el profesor Francisco Javier Elzo en la primera conferencia que tuvo en Guadix y esa nueva cultura exige nuevos modos de anunciar el Evangelio.

61 confirmandos, de Huéscar y Castilléjar, recibieron el Sacramento de la Confirmación


El sábado 22 de abril, coincidiendo con las vísperas del domingo de la Divina Misericordia, en la parroquia de Santa María de Huéscar, 53 jóvenes y 3 adultos recibieron el Sacramento de la Confirmación. A ellos se sumaron otros 5 jóvenes de la localidad vecina de Castilléjar.