Oficina de Comunicación

Oficina de Comunicación

Ex coadjutor de Caniles

Tras su nacimiento en Alcóntar, recibió el Santo Bautismo dos días después en la Iglesia Parroquial de santa María de Serón. Estudió en el Seminario de Guadix y fue ordenado presbítero el diecinueve de septiembre de 1896. Fue nombrado coadjutor de Caniles el uno de febrero de 1897. Siempre permaneció incardinado en estas diócesis.

 Padre Franciscano, natural de Baza

Nació en Baza, el 10 de marzo de 1888, donde fue bautizado en su Parroquia de San Juan.

El 15 de agosto de 1903 vistió el hábito franciscano y el 16 de agosto del año siguiente profesó la Regla seráfica, haciendo la profesión solemne el 18 de agosto de 1907. Fue ordenado sacerdote el 17 de noviembre de 1912, ejerciendo su tarea apostólica en distintos colegios y centros franciscanos en Cartagena y Cehegín. Al comenzar la guerra española de 1936-1939 está destinado en Almería. Desde allí, en la Semana Santa anterior se había trasladado a Arboleas para predicar.

Lugares donde sufrieron el martirio

En la parroquia de Benamaurel, el pasado domingo 19 de febrero, se confirmaron 38 adultos, después de un proceso de formación de un año. La celebración, que estuvo presidida por el Obispo de Guadix, Mons.  Ginés García, tuvo lugar a las 12 de la mañana de ese domingo, en una jornada de fiesta para los confirmandos y sus familias.

El lunes 20 de febrero se celebró en Guadix una conferencia sobre la persecución que sufren los cristianos en Pakistán. Estuvo impartida pro el responsable en la zona sur de la fundación Ayuda a la Iglesia necesitada, Juan de Dios González.  Durante su exposición, Juan de Dios ofreció algunos datos que ponen de manifiesto la cruda realidad por la  que pasan los cristianos en Pakistán, donde son una minoría mal considerada y hasta maltratada. También, sirvió para presentar estos testimonios de entereza en la fe a pesar de las persecuciones como un ejemplo para los cristianos de occidente.

La pastoral juvenil vivió una jornada de formación el pasado sábado 18 de febrero. Tuvo lugar en Guadix, en la Casa de San Pedro Poveda, junto a la iglesia de Virgen de Gracia. Allí se reunieron los responsables y colaboradores del Secretariado de Juventud de la diócesis accitana para trazar las líneas de acción para lo que queda de curso, y para organizar los campos de trabajo que se quieren crear el próximo verano.

Dibujo de Miguel Redondo. Comentario de  José María Tortosa. Y preguntas para la reflexión.

“SI AMÁIS A LOS QUE OS AMAN, ¿QUÉ PREMIO TENDRÉIS?”

¿Quién ha dicho que ser cristiano es fácil o es cosa de flojos? Quien eso dic, no tiene ni idea de lo que dice, porque vivir en cristiano y seguir a Jesús en cada circunstancia de la vida exige un compromiso y una opción muy clara en cada momento, pues no hay nada prefijado ni las cosas se repiten así como así. Se nos dice que Jesús es el camino, la verdad y la vida, pero hay que experimentarlo y recorrerlo en fidelidad.

Dibujo de Miguel Redondo. Comentario de  José María Tortosa. Y preguntas para la reflexión.

“SI AMÁIS A LOS QUE OS AMAN, ¿QUÉ PREMIO TENDRÉIS?”

¿Quién ha dicho que ser cristiano es fácil o es cosa de flojos? Quien eso dic, no tiene ni idea de lo que dice, porque vivir en cristiano y seguir a Jesús en cada circunstancia de la vida exige un compromiso y una opción muy clara en cada momento, pues no hay nada prefijado ni las cosas se repiten así como así. Se nos dice que Jesús es el camino, la verdad y la vida, pero hay que experimentarlo y recorrerlo en fidelidad.

El sábado 18 de febrero, un buen número de hermanos y hermanas cofrades, procedentes de distintos puntos de la diócesis de Guadix, se congregaron en la Casa de Espiritualidad accitana para asistir a un retiro espiritual dirigido por el Obispo, Mons. Ginés García.

Conocemos como “ Mártires de Almería” al grupo de 95 sacerdotes, diocesanos, franciscanos y operarios diocesanos, la mayoría diocesanos de Almería y algunos de las diócesis limítrofes (Guadix, Granada y Toledo), y 20 seglares, de los cuales dos eran mujeres, una de ella la gitanilla Emilia Fernández, asesinada por no revelar quién le enseñó a rezar el rosario.

A Almería fueron llevados, como prisioneros, sacerdotes de Guadix y en Almería fueron asesinados. Entre ellos el propio obispo Beato Medina Olmos, con su amigo sacerdote Segundo Arce (de Granada, que se encontraba casualmente en Gua­dix).