José Mª Tortosa

José Mª Tortosa

Párroco de Jérez del Marquesado y Albuñán. Delegado de Apostolado Seglar

A lo primero que te invito, es a que pares un momento de leer, que te serenes y que escuches la canción que te ofrezco en este link: https://www.youtube.com/watch?v=HpBo6L-cR-w

Otro años más vamos a celebrar la fiesta de todos los santos. Una fiesta que nos invita al recuerdo y a la esperanza.

Recuerdo por tantos conocidos nuestros: familiares y amigos con categoría de auténticos santos, aunque no estén en los altares.

Esperanza porque es una fiesta para contemplar el verdadero horizonte de nuestra vida: la plenitud en la intimidad con Dios tras sumarnos a los anhelos de tantas y tantas personas. Esperanza por proclamar y defender la dignidad de las personas, tender la mano a los sufren, enjugar sus lágrimas, afrontar las persecuciones y contratiempos en libertad, limpios y honestos en nuestra conducta.

Hace unos meses, concretamente desde junio, un grupo de personas, pertenecientes en su mayoría, a diferentes parroquias, aunque no sólo, decidíamos poner en marcha una plataforma solidaria, plural y abierta, de acogida a inmigrantes y refugiados abierta a toda persona que quiera colaborar o se sienta interpelada por el drama de los refugiados.

Buenas a todos los que seguís este blog. Gracias por la difusión que dais y porque se estáis esperando las nuevas reflexiones.

Pues bien, ya estamos aquí después de ese tiempo en que nos fuimos a ser felices y a descansar un poco del trabajo hecho durante el curso. La verdad que han venido bien esos días de descanso y el hacer cosas diferentes a las que normalmente la vida diaria nos tiene acostumbrados. Esto ayuda a ser feliz, a seguir siendo felices porque uno toma fuerzas, descansa, pasa más tiempo con amigos y familia, retoma las lecturas de esos libros que te ayudan, te hacen estar al día, te informan, te entretienen, te culturizan, etc., es decir, que nuevamente estamos aquí y nos encontraremos con una relativa periodicidad.

Si, si, has leído bien, estamos cerrados por vacaciones, pero no parados por vacaciones, es decir, en este tiempo estival, vamos a tomarnos unos días de descanso bloguero, pero no estaremos parados, pues la vida sigue y son muchas las actividades que, desde la Iglesia en salida, tenemos emprendidas y le estamos dando forma durante el verano: 

La larga experiencia educadora de la Iglesia ha generado, por la iniciativa del Cardenal Cardijn para la Juventud Obrera Católica de Bélgica, en la primera mitad del siglo XX, la ya clásica metodología del “ver-juzgar-actuar”, utilizada para la acción transformadora de los cristianos en sus ambientes y para la superación del “divorcio” entre la fe y la vida. Con el tiempo se le fueron añadiendo otros elementos como revisar y celebrar.

Comunicado de la Plataforma solidaria de acogida a inmigrantes y refugiados:

Estamos asistiendo, desde hace tiempo, a la llegada de miles de personas procedentes de diversos países con conflictos de todo tipo. Este aumento de refugiados y solicitantes de asilo, es el mayor que se produce desde la II GUERRA MUNDIAL.

Quiero presentar en este blog, la experiencia de catequesis parroquial vivida y que, con matices, se ha publicado en la web de los sacerdotes del Prado (www.sacerdotesdelprado.org). Con ello, quiero resaltar el ingente trabajo e ilusión que las catequistas le ponen con la simple misión de dar testimonio de su fe, así como transmitir un estilo de entender la vida y de buscar la felicidad en nuestro mundo. Tarea nada fácil, pero que es necesaria porque estamos llamados a “dar razón de nuestra fe” (1Pe 3,15).

Hace unos días, mi compañero en el sacerdocio y bloguero en esta web, Manolo Amezcua, publicaba una valiente carta de denuncia de la situación de pobreza que se vive en algunas zonas de las cuevas de Guadix. A ver si se hace algo al respecto por los poderes públicos y todas las instituciones que se vean implicadas.

Hemos celebrado el domingo IV de Pascua, llamado domingo del Buen Pastor porque leemos el texto de San Juan, capítulo 10, versículos del 27 al 30 (Jn 10,27-30). Un día en el que, a sugerencia del papa Pablo VI dedicamos a la jornada de oración por las vocaciones y de oración por nuestros “pastores”; para que, como Jesús, el Buen Pastor, sepan cuidar de sus “ovejas” y darles vida en abundancia.