José Mª Tortosa

José Mª Tortosa

Párroco de Jérez del Marquesado y Albuñán. Delegado de Apostolado Seglar

Se suele decir que, el ser humano es “homo viator”, es decir persona en camino. Siempre, le añado yo, pues se va haciendo el camino al andar… 

Siempre me gusta comenzar la cuaresma leyendo algún libro que me prepare para estos días intensos de oración, limosna, amor y ayuno. Así que en esta ocasión ha caído en mis manos un libro estupendo sobre la amistad y que recomiendo leer encarecidamente. Son 97 páginas sin desperdicio de ningún tipo y que yo destaco esto en este momento.

Hace unos días, me ha llegado, por el wapsap un video que me ha hecho mucho pensar… y mantenerme en la opción de actuar. Me gustaría narrarlo, de alguna manera, para que también, los lectores de este blog, puedan experimentar.

Llevo bastante tiempo reflexionando sobre lo que el Papa Francisco llama la “Iglesia en salida” porque lo escucho y leo por todos lados, pero en pocas ocasiones se expresa lo que se quiere decir, sino que más bien se pone como una muletilla que, por otra parte, queda bien, pero me da la impresión que no se sabe muy bien hacia dónde nos lleva y cuál es la fuerza y el compromiso que conlleva vivir y poner en práctica tal expresión.

El domingo 18 de diciembre a las 6 de la tarde tuve la suerte de asistir a una conferencia sobre migrantes y refugiados que impartía el Director del Secretariado de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española, José Luis Pinilla Martín, un jesuita muy al día en estos temas. La sala del Liceo de Guadix estaba llena y eso se agradece y gusta, pues es señal de que hay gente preocupada con esta situación.

A lo primero que te invito, es a que pares un momento de leer, que te serenes y que escuches la canción que te ofrezco en este link: https://www.youtube.com/watch?v=HpBo6L-cR-w

Otro años más vamos a celebrar la fiesta de todos los santos. Una fiesta que nos invita al recuerdo y a la esperanza.

Recuerdo por tantos conocidos nuestros: familiares y amigos con categoría de auténticos santos, aunque no estén en los altares.

Esperanza porque es una fiesta para contemplar el verdadero horizonte de nuestra vida: la plenitud en la intimidad con Dios tras sumarnos a los anhelos de tantas y tantas personas. Esperanza por proclamar y defender la dignidad de las personas, tender la mano a los sufren, enjugar sus lágrimas, afrontar las persecuciones y contratiempos en libertad, limpios y honestos en nuestra conducta.

Hace unos meses, concretamente desde junio, un grupo de personas, pertenecientes en su mayoría, a diferentes parroquias, aunque no sólo, decidíamos poner en marcha una plataforma solidaria, plural y abierta, de acogida a inmigrantes y refugiados abierta a toda persona que quiera colaborar o se sienta interpelada por el drama de los refugiados.

Buenas a todos los que seguís este blog. Gracias por la difusión que dais y porque se estáis esperando las nuevas reflexiones.

Pues bien, ya estamos aquí después de ese tiempo en que nos fuimos a ser felices y a descansar un poco del trabajo hecho durante el curso. La verdad que han venido bien esos días de descanso y el hacer cosas diferentes a las que normalmente la vida diaria nos tiene acostumbrados. Esto ayuda a ser feliz, a seguir siendo felices porque uno toma fuerzas, descansa, pasa más tiempo con amigos y familia, retoma las lecturas de esos libros que te ayudan, te hacen estar al día, te informan, te entretienen, te culturizan, etc., es decir, que nuevamente estamos aquí y nos encontraremos con una relativa periodicidad.

Si, si, has leído bien, estamos cerrados por vacaciones, pero no parados por vacaciones, es decir, en este tiempo estival, vamos a tomarnos unos días de descanso bloguero, pero no estaremos parados, pues la vida sigue y son muchas las actividades que, desde la Iglesia en salida, tenemos emprendidas y le estamos dando forma durante el verano: